10 situaciones por las que todos los estudiantes pasan

Sin duda aprenderás infinidad de cosas en esta nueva etapa de tu vida por medio de la experiencia, muchas no tan buenas en su momento, pero en el futuro te reirás de ellas y otras que cambiarán tu vida para siempre. Y si ya estás estudiando seguramente te sentirás identificado con más de uno de los puntos que mencionaremos.

1. ¡Amigos que duran toda la vida! En esta fantástica etapa conocerás a muchas personas, sin embargo, te identificarás con un grupo específico de compañeros que comparte innumerables aficiones contigo, se convertirán en parte importante de tu vida y cambiarán tu perspectiva en diferentes aspectos, pero lo mejor de todo es que disfrutarás cada momento con ellos. Muchos vienen y muchos se van, pero hay amistades que quedan para siempre.

2. Te preguntarás cómo hacer que el tiempo te alcance para todo lo que tenés que hacer: levantarte, ir a clases, comer, tutorías, proyectos de investigación, estudiar, exámenes, reunirte con tus compañeros para hacer trabajos o solo para divertirse un rato y repetir el proceso todas las semanas.

3. Todos hemos faltado a clases por el concierto que organizó la facultad, por el evento de la escuela, por una conferencia súper interesante, por quedarnos hablando con los amigos, etc. Estas actividades son parte de la vida universitaria y no durará para siempre, así que aprovechá mientras podás. Solamente recordá tus responsabilidades, una vez no está mal, el problema es cuando esto se convierte en un hábito.

4. ¡Final del ciclo lectivo! Empezás a sentir pánico cuando se acercan los exámenes y entregas de trabajos finales, mucho más si tenés 3 evaluaciones en un día y poco tiempo para estudiar. Mantené la calma, las últimas semanas pueden ser estresantes, pero después vendrán tus esperadas vacaciones.

5. Salís de un examen y viene la tortura, empezás a comparar respuestas con tus compañeros de clases. Sí, te equivocaste en la respuesta más sencilla de todas o te bajaron puntos en un trabajo por no revisar si te faltaba terminar alguna parte. No te preocupés, a todos nos pasa en algún momento, lo importante es no cometer los mismos errores otra vez.

6. ¿Dónde está mi dinero? Entre tantos libros que debes comprar, fotocopias, comida, etc., etc., etc., días después de tu depósito estarás preguntándote por qué compraste tantos cafés en la soda de tu facultad o por qué gastaste tanto dinero el viernes que saliste con tus amigos.

¡Las bibliotecas son tus amigas! Si querés minimizar gastos en libros o fotocopias y no acostumbrás meterte en las bibliotecas, te recomendamos que empecés a visitarlas, te sorprenderá lo útiles que serán para tus clases.

7. Si vivís solo seguramente te ha pasado o te pasará que no tenés comida porque olvidaste ir al supermercado, pero para este entonces ya conocerás donde salir a comer y que no te cueste un ojo de la cara.

8. ¡Gente rara! Todos hemos pensado que tenemos compañeros muy extraños, pero esto no es algo malo, simplemente te toparás con muchas personas diferentes a vos, no solamente en su forma de vestir, sino también en la forma de pensar y de comportarse. Esto te hará comprender lo diversos que somos los seres humanos.

9. Típico, el profesor dice que formen grupos para el trabajo final y vos no conocés a nadie y te quedás mirando a tus compañeros de al lado que están en la misma situación. Esto hará que conozcás a nuevas personas o que nunca más querás trabajar con ellas.

10. SIEMPRE recordarás tu primer día de clases, lo perdido que estabas (inclusive si te metiste en el aula equivocada), las primeras personas que conociste, tus profesores y cómo desde ese momento tu vida cambió por completo.

Para vivir una vida creativa debemos perder el miedo a equivocarnos.

La universidad es un nuevo mundo, obtendrás conocimientos, conocerás personas geniales e irás formando tu camino como profesional. Pero recordá que nada es eterno, así que disfrutala.

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a: