|

5 cosas que no tenés que hacer en la entrevista de trabajo

Si ya enviaste tu currículo y aún esperás que te llamen para la entrevista, tenés que leer este artículo.

Siempre queremos dar la mejor impresión, pero lo cierto es que no hay una fórmula mágica para conseguir el trabajo que querés, pero sí podés tener en cuenta las cosas que no hay que hacer en una entrevista de trabajo. Estas son algunos puntos que no podés pasar por alto:

 1. ¡No llegués tarde!
Tenés que dar la mejor impresión y si llegás tarde, no solamente no lo vas a  lograr, sino que podés perder la oportunidad. La puntualidad habla muy bien de vos y automáticamente transmite tu interés por el trabajo.

 2. Bañate… Bueno, llegá bien presentado.
Todo entra por los ojos y verte desarreglado te puede restar puntos. Dependiendo el trabajo para el que aspirés, vas a tener que tratar con clientes o con otros compañeros en una oficina, por lo que la apariencia personal es muy importante. Un perfume suave puede el complemento perfecto, más si te ponés un poco en las manos.

3. Guardá el cel y el reloj.
Hay que tratar de controlar los nervios, no siempre se logra a la primera, pero conforme obtengás experiencias en entrevistas, será más fácil. Que te suene el cel puede ser terrible: te puede hacer quedar mal y empeorar los nervios que ya traés.  Está en vos medir si se puede o no sacar, pero lo más recomendable es mentalizar que estás en el momento más importante. Tratá de no ver la hora a cada rato, aunque sea una forma de descargar estrés, el entrevistador (que puede ser tu futuro jefe) puede entender que tenés cosas más importantes que hacer.

 4. Recordá TODO tu currículo.
Cuando decimos que todo, es todo. No te centrés solamente en experiencias laborales anteriores o títulos aburridos, sos una persona integral, por lo que resaltar tus softskills es una buena manera de venderte. Tal vez todos los aspirantes al puesto tengan los mismos títulos, pero quizá no todos sean tan simpáticos.

5. La plata urge, pero no en ese momento.
Centrarse en la paga puede tomarse mal, porque dejaría clara tu principal motivación. Aunque lo sea, lo más adecuado es disimularlo y centrarse en hacer todo lo posible, para obtener el puesto. Por lo general, en las entrevistas te dicen cuánto vas a ganar, por lo que queda en vos aceptar o no el trabajo.

Estas son solo algunas recomendaciones. Esperamos que las podás tomar en cuenta para tu próxima entrevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *