|

5 habilidades duras que las empresas buscan para el 2020

Se habla mucho sobre las habilidades blandas y su importancia para lograr mejores trabajos. Es un hecho que la iniciativa, el liderazgo, la creatividad y el pensamiento crítico son tiquetes de oro muy buscados por los empleadores, pero las habilidades duras siguen siendo los aspectos fundamentales que las empresas buscan en sus candidatos.

Las habilidades duras – o hard skills – son los conocimientos que adquirimos a lo largo de nuestra formación académica, experiencia profesional y de manera autodidacta. Son habilidades concretas que nos permiten llevar a cabo una determinada tarea o trabajo. A diferencia de las habilidades blandas, las duras sí son medibles y están bien definidas.

Lograr un balance entre habilidades duras y blandas es posible y necesario si quieres lograr el trabajo que deseas ya sea para mejorar tu nivel profesional, lograr un mejor ingreso económico, tener un trabajo que te permita viajar o trabajar desde la casa, o incluso para mejorar tu condición laboral en general (mejores compañeros, un ambiente relajado, oportunidades de crecimiento, etc.)

Haciendo un repaso por algunos estudios, artículos al respecto y consultando con diferentes reclutadores te presentamos una lista de cinco habilidades duras que siempre están bajo la lupa a la hora de contratar personal.

 Formación Académica y Profesional

Respaldar tu conocimiento con un título es importante, y entre más conocimiento adquirás, ¡mucho mejor! La preparación universitaria y técnica es especialmente necesaria para trabajos tecnológicos, donde debés estar actualizado con lo último en desarrollo, herramientas, apps, equipos y programas. Saca un título universitario, un técnico, asiste a tantos talleres y capacitaciones como puedas y donde te certifiquen pues esos documentos serán tu carta de presentación en una entrevista de trabajo.

 Idiomas

Hablar un segundo o tercer idioma es un must! (Y si no sabés qué significa la palabra “must” no lo pensés ni un segundo más y buscá la traducción en Google Translate o en cualquier otro traductor en línea) Así de fácil es como podés empezar a familiarizarte con otros idiomas, a perderles el miedo y a convertirlos en una herramienta ventajosa de trabajo. Inglés, mandarín, alemán, francés y portugués son de los idiomas más solicitados por empresas según varios sondeos y estudios hechos por LinkedIn.

Te recomendamos leer “Apps para que aprendas inglés y otros idiomas”

 Conocimiento (general y específico)

En el mundo en el que vivimos tenemos acceso a la información 24/7, gracias al internet y al intercambio global de información tan enriquecedor y amplio. No hay excusas para no aprender por cuenta propia, ya sea un idioma nuevo, aprender cómo funciona un equipo, un programa o aplicación, tips para dominar un documento de Excel, e incluso averiguar como llegar de un lugar a otro, contratar algún servicio o mejorar tu conocimiento académico… en fin, son taaantas las posibilidades de ser autodidacta! Y todo ese conocimiento es súper valorado y apreciado por los empleadores.

 Entusiasmo por la tecnología

¿Manejo de equipo de cómputo? Definitivamente. ¿Dominio de Windows? Necesario. ¿Otros sistemas operativos como iOS o Linux? Preferible. Casi en cualquier trabajo el uso de algún tipo de tecnología es un requisito indispensable, y es importante que sepas usarlos o al menos que tengas la disposición y entusiasmo para aprender a manejarlos.

Además, y dependiendo del área profesional en la que te vayás a desempeñar, es necesario que te mantengás actualizado y curioso sobre nuevas tecnologías, el uso de herramientas que mejoren tus tareas y proyectos, que al menos tengás una noción general de que existen y para qué sirven. En una entrevista de trabajo ese know how es un as bajo la manga que – estamos seguros – van a darte ventaja con respecto a otros candidatos.

 Expresión oral y escrita

Si tenés facilidad para hablar en público, comunicar tus ideas y sos elocuente ya tenés varios puntos ganados. Pero si más bien sos algo introvertido y tenés dificultad para expresarte es necesario que hagás un esfuerzo por mejorar en este aspecto. Especialmente en puestos donde debés dar servicio al cliente, o si se trata de ventas, en trabajos creativos o de manejo de personal es requisito básico saber hablar y comunicarte adecuadamente. ¡Ah, y muy importante: ¡ojo con la ortografía! Empezando por cómo redactés tu curriculum 

Ya tenés la lista de habilidades duras en las que debes invertir tiempo, esfuerzo y -no queda de otra- dinero, pero que se convertirán en la llave para hacerte con una buena oportunidad laboral. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *