|

Acreditación de carreras pone a correr a universidades

| Carreras, Estudio

La Ley de Fortalecimiento del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes), publicada en la Gaceta el 30 de Abril, puso a correr a las universidades tanto públicas como privadas al ponerse al corriente en los procesos de acreditación de las carreras, ya que dicha ley manda a las instituciones públicas a “procurar” contratar profesionales graduados en carreras acreditadas, lo cual dejaría en desventaja a aquellos alumnos graduados de programas no acreditados.

Al parecer dicha disposición generó importantes movimientos en el sector de la educación superior de Costa Rica, y en la actualidad varios centros de enseñanza ya han comenzado el proceso de autoevaluación, que forma parte de la primera etapa señalada por el Sinaes.

En la actualidad dicha institución tiene en trámite cerca de 120 carreras que están postulando a tan codiciado sello de calidad.

Según los objetivos trazados por el Sinaes y por el espíritu de la Ley de Fortalecimiento de este la intención del Estado es mejorar la calidad de la educación superior dando un incentivo a la acreditación, que evalúa cada carrera universitaria en áreas como infraestructura, tecnología, programa de estudio y calidad del personal docente, entre otras.

Esta evaluación requiere varias etapas y no tiene un tiempo definido de duración del proceso, llegando algunas a tardar hasta cinco años para obtener la acreditación, explicó Julio Oviedo, comunicador institucional de Sinaes.

Entre los pasos para lograr el sello de calidad que da el Sinaes, tenemos:

Primera etapa: Corresponde a la información, motivación, sensibilización y reflexión internade la comunidad académica de la carrera, la decisión consensuada de participación y el aval de las autoridades rectoras de la institución de educación superior.

Segunda etapa: Corresponde a la autoevaluación que realizan los actores involucrados en la carrera que se ha sometido al proceso de acreditación, académicos, investigadores, administradores, estudiantes, egresados, colegios profesionales universitarios y empleadores, entre otros.

Tercera etapa: Abarca por una parte la validación que realizan pares académicos externos internacionales tanto de la etapa de autoevaluación como del informe resultante de esta, y por otra, la evaluación directa en el sitio de la carrera o programa.

Cuarta etapa: Comprende también, la decisión indelegable del Consejo de Sinaes de conceder la acreditación oficial o no, así como las condiciones en que esta se otorga. Es la fase de ejecución que asume la institución y el seguimiento por parte del Sinaes de las obligaciones contraídas en el compromisode mejoramiento suscrito por ambas.

Actualmente, de más de 1.200 carreras que se imparten en las diferentes universidades del país, solo 61 cuentan con este sello de calidad académica, lo cual ha puesto una gran presión a aquellas que no están acreditadas pues podrían ver mermada su matrícula porque los alumnos nuevos podrían elegir otros centros de estudio por no contar con el sello del Sinaes.

Fuente: Versión impresa ZonaNext
Por, Cristian Leandro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *