|

5 cosas que no te dijeron en la U

A ver… hoy nos pusimos medio realistas, medio sentimentales. Pensamos desde acá, nosotros que ya salimos de la U y ya tenemos experiencia trabajando, qué cosas nunca nos dijeron en la U que hubiera sido chiva saber desde el principio. Aquí va nuestro top five.

1. Que no hay un único camino lograr hacer las cosas. Hay gente que es más arriesgada y otra que no, la que se manda a hacer un queque sin receta y la que tiene que medir hasta la última gota o el último gramo de harina. Pues sí, hacer el queque al tanteo puede ser un éxito o un fracaso total, pero de fijo, es más tu manera. En la U nos dicen qué es lo que hay que hacer, cuál es el camino correcto y muchas veces hay promesas de que si seguís ese camino, vas a tener éxito. Lo que no nos dicen es que no hay recetas, que hay circunstancias que cambian o que a veces es más importante conocer a alguien y ser social que sacarse un 100 en el examen. El secreto para esto: saber qué querés y tratar de construir pasos para llegar a ese lugar.

2. Que es mejor tomar un trabajo que vaya de acuerdo a tus intereses, que el primero que salga porque necesitás trabajar. A veces el dinero urge y se tiene una sensación de que lo primero que salga es bueno para vos. Sí y no. Lo primero que salga no es bueno si te aleja de tus objetivos, si es algo en lo que no te ves a largo plazo, si te pagan menos de lo digno. Está bien hacer carrera y ganar experiencia, pero es bueno sostener un poco la urgencia y elegir con cuidado lo que te va abriendo el camino de lo que querés.

3. Que se necesitan redes de personas que te conozcan para poder lograr lo que necesitás. El conocimiento de tu materia es bueno pero, al menos en Costa Rica, muchas buenas oportunidades suceden por las personas que te rodean. Tenés que tener contactos, ir a eventos, conocer gente. No tenés que ser hipócrita ni oportunista, pero una buena red de contactos te puede ayudar muchísimo.

4. Que es bueno dormir suficiente. En el logro de objetivos, a veces perdemos de vista el poner las cosas en equilibrio y desordenamos nuestros horarios de sueño, de comida, de ejercicio. Estar bien con nosotros, sentirnos felices y realizados, hacer actividades que nos llenan en varias áreas, no solo la laboral o la profesional, también nos potencia en el ámbito laboral y profesional. Una persona satisfecha es mucho más optimista, genera más buena química y enfrenta la vida con mayor posibilidad de triunfo.

5. Que es bueno tomar las oportunidades cuando se presentan. Como en la ciencia ficción, se abre un portal que te lleva a otra dimensión, pero cuando se cierra, no se vuelve a abrir. La falsa seguridad o el temor a abalanzarnos sobre algo que queremos, nos pueden hacer perder oportunidades. Intentá las cosas que surgen y si no te generan un buen resultado, movete rápido a otra cosa. No te detengás, no te pegués en cosas. Sé ligero y libre. Como dice una lectora, “lo que no se mueve, se apelota”.

Vamos al Facebook a compartir estas ideas con ustedes. ¿Se apuntan a discutirlas por allá?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *