|

¿Cómo funciona tu cabeza? Mentes en serie y mentes en paralelo

¿Has notado que tu manera de actuar y organizarte es totalmente distinta a la de otras personas? Hay gente que es extremadamente organizada y previsora, otra que prefiere el trabajo bajo presión; alguna gente es relajada y tranquila, mientras otra necesita presionarse y cumplir muy rápidamente con las obligaciones. Si te detenés a pensar, podrías coincidir con nosotros en que hay dos tipos principales de mentes: en serie y en paralelo. ¿En cuál te ubicás vos?

Seriales vs. paralelos. La idea es que el flujo de tus pensamientos puede ser:

  • En serie: funcionan de forma lineal, como las luces navideñas. Si te falla una lucecita, falla todo el sistema.
  • Paralelo: es la forma de pensar que en que hay varias rutas y opciones y en que pueden ocurrir procesos simultáneamente, como en la instalación eléctrica de una casa.

En la práctica, las personas que piensan en serie son:

  • ordenadas
  • sistemáticas
  • pausadas
  • previsoras
  • concentradas
  • estables

y las que piensan en paralelo son:

  • espontáneas
  • inquietas
  • creativas
  • poco sistemáticas
  • flexibles
  • cambiantes

Y… ¿esto que supone para tu vida práctica en la U? Veámoslo en ventajas y desventajas.

Ventajas de las mentes en serie

Las mentes seriales pueden concentrarse con mucha facilidad. Definitivamente, pasarán un buen rato sumidas en el detalle de un cuadro o en la forma de un gráfico. Es posible que seás una de ellas si te gusta enfocarte a profundidad en labores específicas; por ejemplo, si podés pasar toda la tarde estudiando la misma materia.

Además, estas personas tienen un hondo sentido de las prioridades, por lo que usualmente no pasarán a la siguiente tarea si no han terminado la anterior. Esto genera la ventaja de que los deberes son resueltos conforme aparecen, por lo que es común que estas personas no tengan muchos asuntos pendientes.

Desventajas de las mentes en serie

La principal desventaja de estas personas es que pueden ser algo inflexibles. Debido a que necesitan tenerlo todo definido de antemano, se vuelve difícil para ellos adaptarse a los cambios que se dan sobre la marcha. Además, el concentrarse en una sola tarea durante horas puede hacer que terminen más cansados que los paralelos.

Las mentes en serie tienen dificultades para dosificar la energía, suelen emplearla toda en una misma tarea, así que se pueden quedar sin reservas y comenzar la siguiente con un mayor peso sobre los hombros. Asimismo, les cuesta aceptar que no todo puede estar resuelto siempre, por lo que son propensos a angustiarse.

Ventajas de las mentes en paralelo

Las mentes en paralelo pueden abarcar varias tareas de manera panorámica. Si te gusta cambiar de actividad con frecuencia, es probable que seás una mente en paralelo. Buscás que tus labores sean variadas y entretenidas. Estudiás esta materia un rato, te levantás a comer, tomás el cuaderno de aquella otra materia, ves algo divertido en la Internet, volvés a la materia anterior. De esta forma, ahorrás energía y adelantás progresivamente todas tus labores. También sos muy flexible ante a los cambios de planes, por lo que te adaptás con facilidad a cualquier situación nueva.

Desventajas de las mentes en paralelo

Si tenés una mente en paralelo, podés tener dificultades para concentrarte en una sola tarea; te aburrís fácilmente y sos muy poco tolerante a las labores monótonas. Además, al realizar varias tareas al mismo tiempo, corrés el riesgo de no profundizar realmente en ninguna de ellas. De igual modo, estar pendiente de varias labores a la vez puede hacer que perdás de vista tus prioridades, de forma que terminés dedicándole poco tiempo a tus objetivos más importantes y mucho tiempo a cosas menos urgentes. Esta manera de organizarte deriva en que a veces tengás más asuntos pendientes de los que te gustaría.

¿Verdad que te sentís identificado con uno de los dos tipos?

Si aún no sabés de cuál tipo sos, podés verlo así: Si leíste el artículo en orden hasta este punto, es probable que seás una mente serial; si primero te enfocaste en los títulos y en las imágenes, y leíste los párrafos en un orden distinto, es casi seguro que tu mente funcione en paralelo.

Finalmente, solo nos queda recomendarte que siempre es bueno aprender los unos de los otros. La universidad te exigirá adaptarte a muchas situaciones, convivir y trabajar con otros compañeros, así que si podés combinar tus fortalezas con las de otros, obtendrás excelentes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *