|

Cómo usar una agenda eficientemente

| General

Quizás te ha pasado que entre tus cosa viejas aparece una agenda que te regalaron hace muchas navidades. Anotaste un par de cosillas en las páginas de enero y el resto de meses están en blanco. En el peor de lo escenarios, todas las páginas están en blanco. El caso de la agenda abandonada es más común de lo que vos creés, se da principalmente por falta de disciplina y compromiso.

Si alguna vez has querido llevar una agenda, pero siempre terminás abandonándola, poné mucho ojo a los siguientes consejos que te damos, para el uso eficiente de ella:

Es preferible que usés una agenda del año actual, para que funcione como un calendario sobre el cual tomar notas. En ella anotarás actividades que necesitan realizarse en una fecha específica, así que es muy importante que tengás los días correctos. No vaya a ser que te confundás con el día de entrega de un trabajo por usar una agenda del 2010. Quizás suena absurdo, pero no por eso te puede dejar de pasar. Mejor curate en salud y dejá guardada esa agenda vieja.

Anotá en tu agenda absolutamente todo lo que tiene fecha y hora de realización definidas. Podés usar un lapicero de color sobresaliente para aquellas actividades que considerés más importantes, pero no te limités a apuntarlas solo a ellas. El uso correcto de la agenda requiere la formación de un hábito, y esto solo lo lográs apuntando todas tus actividades. Poné, entonces, desde “entrega del trabajo final de tal curso”, hasta “vacuna del perro”. Vas a ver que con esto siempre revisarás tu agenda, y costará más que la dejés tirada de nuevo.

Tratá de ir al día y cumplir con todo lo que escribís en ella. Una de las principales causas por las que muchos abandonan su agenda es la frustración de verse siempre atrasados con actividades que ya deberían estar hechas. La agenda es simplemente una herramienta de planificación, para que funcione por completo debés cooperar con esfuerzo y acción. No hay agenda que haga las tareas por vos, ella solo te ayuda a tener un control de tus deberes.

En caso de que no podás realizar una actividad en la fecha que tenías apuntada, movela para otro día. Cumplila de forma casi obligatoria en esa nueva fecha. Entre más fieles sean tus actividades con respecto a lo que planeás en tu agenda, mayor provecho le sacarás a esta forma de organización personal.

Si la idea de escribir en papel no te llama la atención, recordá que tenés al alcance muchas aplicaciones y herramientas tecnológicas que pueden funcionarte como agenda. El mismo calendario de tu celular puede cumplir con esta función, siempre y cuando sigás la misma lógica de apuntar absolutamente todo lo que tiene que efectuarse en una fecha específica.

Llevá tu agenda siempre con vos. Esto te permite revisar en cualquier momento tus actividades pendientes y cercanas. De igual forma, si surge un nuevo compromiso o deber, tenés tu agenda a mano para apuntarlo inmediatamente.

Como habrás visto, el funcionamiento eficiente de la agenda es, en muchos aspectos, una cuestión de disciplina y compromiso. Una vez que adquirís el hábito de apuntar todos tus deberes, es necesario que empecés a cumplirlos. Si lográs organizarte bien en el papel o en las aplicaciones, sería una pena que no llevés toda esa planificación a la vida real y tus deberes continúen tan desolados como aquella vieja agenda de navidades pasadas.

2 Responses to " Cómo usar una agenda eficientemente "

  1. Jorge Raygada dice:

    Excelentes consejos

  2. Hola Jorge, un saludo de parte de universidades.cr

    Gracias por tu comentario, super chiva recibir este tipo de retroalimentación. Esperamos que te haya servido. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *