|

Importancia de ejercitar el cerebro

| General

Seguramente, has oído hablar mucho acerca de la importancia de hacer ejercicio, comer bien y tener un estilo de vida saludable. ¿Verdad?

Para gozar de una buena condición física, tanto ahora como en el futuro, tenemos que cuidarnos y adoptar lo que podríamos llamar una filosofía de vida “preventiva”, donde nuestras acciones de hoy tendrán como resultado un estado general de bienestar a lo largo de todos nuestros años.

Así como nos ocupamos del fortalecimiento de nuestros músculos y protegemos nuestro corazón, caminando o andando en bicicleta, también deberíamos ocuparnos de la salud del CEREBRO que es uno de nuestros órganos vitales y al que no siempre le ponemos mucha atención, sobre todo si estamos muy jóvenes.

¿Has oído hablar de la gimnasia mental?

El cerebro como cualquier otro órgano envejece y necesita que lo entrenemos para mantenerse activo y con todas sus conexiones funcionando debidamente.

Los expertos en neuróbica o gimnasia mental, como el psicólogo Alberto Sabella, señalan que hacer ciertos ejercicios o actividades que rompan con la rutina, sirven para activar zonas cerebrales que son poco utilizadas o que han permanecido “dormidas”.

La gimnasia mental consiste en aplicar ejercicios especiales para el cerebro, que estimulen todos los sentidos, haciendo que la persona ponga más atención a las actividades cotidianas, lo que agudiza la capacidad de enfoque y la memoria.

Lawrence Katz, que fue uno de los pioneros en esta teoría, aseguraba que a la mente igual que al cuerpo hay que estimularla y entrenarla. Él sugería practicar ejercicios de atención, de concentración e implementar técnicas de memoria y agilidad mental.

¿Cómo funcionan estos ejercicios para el cerebro?

Al romperse la rutina y los esquemas que ya el cerebro conoce, con la aplicación de estos ejercicios, nuestra “máquina” se ve en la necesidad de pensar de una manera nueva y diferente.

Por ejemplo, si una persona que escribe o usa el “mouse” con la mano derecha intenta hacerlo con la izquierda por un tiempo determinado, activará zonas de su cerebro que no se activan cuando usualmente lo hace con la mano habitual de escritura.

Otro buen ejercicio para la mente es cambiar la ruta que siempre usamos para llegar a nuestro centro de estudio o al trabajo, o bien, simplemente cambiar los objetos de la casa de lugar.

A esto es a lo que se le llama Neuroplasticidad: la capacidad del cerebro de formar y reformar redes de neuronas a partir de nuestras experiencias. Es decir la habilidad del cerebro de moldearse con el aprendizaje.

Si siempre hacemos algo de la misma manera, el cerebro ya no debe pensar cómo hacerlo, porque se vuelve una acción mecánica, casi que un acto reflejo. Sin embargo, al hacer pequeños cambios, el cerebro inmediatamente tiene que buscar una nueva manera de ajustarse y de resolver lo que es requerido completar, y justamente en ese proceso es donde se “entrena” y se adapta.

¿La gimnasia mental es para todos?

Según los estudios, aunque la edad promedio en que las personas deberían empezar a practicar estas técnicas es a partir de los 60 años, entre más temprano se empiecen a aplicar y entre más tiempo se utilicen, se ha visto que las personas tienen más probabilidades no solo de conservar su memoria intacta, sino también de prevenir o retrasar la aparición de enfermedades como el Alzheimer o la demencia.

Algunos ejercicios sugeridos

  • Leer
  • Escribir
  • Juegos de memoria
  • Crucigramas
  • Anagramas
  • Sopas de letras
  • Juegos de palabras
  • Juegos de cartas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *