|

La fórmula para un buen futuro: Carrera universitaria + Habilidades blandas = ¡Éxito profesional!

Las habilidades blandas han ido tomando relevancia en los últimos años, las empresas no solo buscan profesionales con al menos 2 títulos universitarios, sino que también sean personas inteliderar los cambios que se hagan dentro de la compañía.

Queremos motivarte con la historia exitosa de Gustavo Rodríguez Blanco, estudiante de Bachillerato en Ciencias Empresariales en ULEAD University, quien además es Líder Comercial de E-commerce de una empresa muy importante en el país.

¿Cómo Gustavo descubrió las habilidades blandas?

Antes de ingresar a ULEAD, había estudiado Arquitectura y estaba en busca de una institución enfocada en negocios. Porque su objetivo era encontrar herramientas y contactos para colocarse en el ámbito laboral.
Revisó el plan de estudios y encontró cursos enfocados en liderazgo, trabajo en equipo, relaciones interpersonales, entre otras habilidades blandas.

Al inicio Gustavo, no entendía la importancia de llevar ese tipo de cursos, fue hasta tiempo después que se dio cuenta que ULEAD fue clave para potenciar diferentes cualidades que le permitirían desarrollarse como profesional.

También descubrió la importancia de identificar qué cosas quiere aprender de una persona, qué otras no le agradan para generar criterio propio. Aún sin terminar la carrera fue tomado en cuenta por una empresa para ocupar un puesto relevante.
Gustavo dice: ¡Se lo debo a la ULEAD y la manera en la que son me ayuda a formarme!

Conozcamos algunas habilidades que Gustavo recomienda desarrollar:

Interacción personal:

No es lo mismo que alguien pida un favor o haga una pregunta por un medio digital, a que se presente, escuche y ofrezca su ayuda en persona.

Además, esto permite conocer a personas de otros departamentos e ir ganando confianza para demostrar que a pesar de su corta edad tiene muchas ganas de hacer las cosas bien.

Aplicar la empatía te hará brillar:

Ser empáticos hacía los compañeros que llevan más tiempo laborando, ya que ellos quieren que los jóvenes los escuchen, los respeten y les dediquen tiempo. Muchas veces las ganas de ser directores o gerentes realmente rápido, no permite entender que es necesario empezar desde lo más bajo para ir creciendo poco a poco, hay que escuchar y aprender de los que ya pasaron por nuestra situación.

La inteligencia emocional para estar un equipo:

Este tipo de inteligencia se refiere a la capacidad de abordar un problema de manera tranquila, evaluando las posibles soluciones e involucrando al equipo para tomar una decisión en conjunto.
¡No hay que dejar de cuestionar las cosas! Si hay algún proceso o dinámica que se ha hecho igual, dentro de la empresa por los últimos años, no tengamos miedo a plantear nuevas formas de hacerlo.

Cuestionar al sistema es uno de los procesos más ricos para despertar inquietudes y empezar a generar cambios. No es lo mismo señalar que las cosas se hacen mal a ofrecer una forma distinta de hacer las cosas, para que el beneficio de la empresa sea mayor.

Artículo tomado de Gustavo Rodríguez Blanco, estudiante del bachillerato en Ciencias Empresariales ULEAD.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *