|

¿Querés ingresar al mercado laboral y no sabés por dónde empezar?

Autor:  Daniel Venegas Venegas, Criminólogo y Orientador

Las transformaciones sociales y económicas en la actualidad, han generado nuevas formas de trabajo; la globalización reduce las fronteras del mercado laboral y presenta nuevos retos para las personas, exigiéndoles un proceso de adaptación, lo cual conlleva una mayor preparación, no solamente en conocimientos, sino también en las habilidades que les permitan posicionarse en el mercado.

Este fenómeno, puede provocar incertidumbre y frustración en las personas, ya que una realidad tan cambiante produce inestabilidad. Si sientes que esto forma parte de tu futuro (o tu presente) te invitamos a asumir el reto; estos escenarios tan abrumadores, permiten visualizar nuevas oportunidades de desarrollo. Una actitud positiva, realista y perseverante, te va a permitir superar con éxito la adversidad.

La empleabilidad forma parte de este proceso, diferentes autores a través de los años definen esta palabra como:

La construcción de conocimientos y habilidades hacia el mundo laboral, enfocado en permitir a las personas conseguir y conservar un empleo, reforzando principalmente las competencias personales y no solo la preparación académica.

Ante este panorama, se deben fortalecer las habilidades que permitan a cada individuo formar parte de la organización, sin tropiezos. Aunque no hay una receta para lograrlo, podemos guiarte con algunas sugerencias que te permitan iniciar:

  1. Conoce tus fortalezas y áreas a mejorar, esto te permite reforzar o corregir lo necesario, encontrar tus intereses, establecer prioridades y adaptarte con mayor facilidad.
  2. Analiza el contexto, tomando en cuenta tu situación personal y familiar, tus aspiraciones, las facilidades y los beneficios.
  3. Plantéate metas, es necesario tener objetivos, te permiten tomar decisiones y medir los avances del proceso.
  4. Organízate, debes programar las actividades y tareas (cursos, quehaceres, etc.) para aprovechar al máximo el tiempo y cumplir con todos los deberes.
  5. Prepárate, es necesario contar con los conocimientos teóricos de una profesión u oficio, pero no es suficiente, debes trabajar otras habilidades como: trabajo en equipo, resolución de conflictos, manejo de emociones, entre otras.
  6. Revisa tu carta de presentación: el currículum vitae; evita información que pueda servir para discriminarte y adáptate a los requisitos de las empresas, ya que pueden variar.
  7. No te quedes solo con una opción, de acuerdo a tus intereses y prioridades, busca diferentes opciones tanto para capacitarte como para trabajar.

Estos hábitos te van a permitir perseverar en la búsqueda de empleo, y además estar al margen de conductas de riesgo, que puedan afectar tu desarrollo personal y profesional.

Recuerda: pide ayuda siempre que consideres necesario. No dejes pasar una oportunidad solo porque no te sientes capaz de lograrlo; es mejor fallar en el intento, a fallar por no haberlo intentado.

Referencias

  • Campos, G. (2003). Implicaciones económicas del concepto de empleabilidad. Revista Aportes de la Facultad de Economia-BUAP. VIII(23), 101-112
  • Murillo, O. (2017). Los seis pilares de la empleabilidad: Un aporte desde la Orientación Laboral. San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica
  • Rentería – Pérez, E. y Malvezzi, S. (2008). Empleabilidad, cambios y exigencias psicosociales en el trabajo. Revista Universitas Psycologica. 7(2), 319-334. Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *