|

Soft skills: super importantes, pero nadie nos lo dijo

Soft skills: super importantes, pero nadie nos lo dijo

Tenés tu primera entrevista de trabajo. Estás nervioso y no sabés cómo enfrentarte a la situación. Debés pensar algo: usualmente, no se contrata a un estudiante por su experiencia laboral, es decir, en  la mayoría de los casos el currículum no es lo que te consigue el empleo. Probablemente, obtenés el empleo porque lográs mostrar a tu entrevistador que podés incorporarte al equipo y poner a la disposición todas tus capacidades, las que has aprendido en la Universidad y las que tenés por vos mismo.

Cuando buscan empleados nuevos, sin experiencia, los empleadores quieren una persona para hacer trabajos de bajo nivel a bajo costo pero, más importante, quieren a alguien que puedan entrenar/educar dentro de la cultura y procedimientos de su empresa.  La entrevista, y el periodo de prueba, sirven para comprobar si el candidato es una persona que puede aprender y que calzaría bien dentro del ambiente y los jefes potenciales se fijan en una serie de rasgos de personalidad que en Recursos Humanos se conocen como soft skills.

¿Cuáles son?  Las mismas que uno buscaría en una persona con la que tiene que pasar todo el día y con la que quiere contar para sacar el trabajo:

Disposición para aprender. Parece sencillo, pero siempre hay alguien que piensa que le dieron el trabajo por su brillantez e insiste en ignorar las instrucciones y hacer las cosas a su manera.  Especialmente durante los primeros días, en el primer trabajo, es importante tener la humildad para preguntar cuando uno no entiende y la adaptabilidad para hacer las cosas como se han hecho siempre en la empresa.

Capacidad para trabajar en equipo. Actualmente, muchas compañías prefieren a alguien menos capacitado, pero que tenga toda la disposición y la buena actitud para trabajar con otros. No buscan héroes solitarios, sino, más bien, gente que se potencia trabajando con otros.

Actitud. Incluso profesionales talentosos y con experiencia pueden perder su trabajo por una mala actitud: porque no quieren trabajar en grupo, porque son prepotentes o incluso porque muestran una tendencia a estar tristes o aislados todo el tiempo.  Todos queremos trabajar con la persona apuntada que se ofrece a ayudar y no con la que no hace un favor porque ese no es su trabajo.

Iniciativa. Si te lo pidieron una vez, andá preparándote para la segunda.  Si el proceso es un caos, proponé uno nuevo.  Si criticás algo, proponé una solución a la vez. Lo llaman “recorrer la milla extra”.

Habilidades de comunicación. En algunas entrevistas le solicitan a los candidatos que escriban un texto corto.  Esto es porque los empleadores sospechan que una persona que no sabe escribir no sabe pensar, y nadie quiere que un representante de la empresa los deje mal escribiendo correos electrónicos con una gramática espantosa.  En algunos casos, dependiendo del empleo, lo mismo aplica para la habilidad con las matemáticas.

Honestidad. Una persona dice en la entrevista que no fuma mucho, pero durante la práctica tiene que salir a fumar una vez por hora.  Esta es una muy mala señal para su futuro jefe.

Hay muchos otros soft skills que buscan las empresas, pero todos se resumen en lo mismo: en el 90% de los casos, la gente prefiere trabajar con la persona promedio que les hace la vida más agradable en lugar de hacerlo con el genio autonombrado que se cree mucho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *